viernes, 25 de mayo de 2018

KLAUS STÖRTEBEKER, PIRATA DEL BÁLTICO.



Donde existe riqueza el crimen, al amparo del comercio se desarrolla la piratería. De la misma manera que las naves fenicias eran asaltadas por los piratas ilirios en el mar Mediterráneo, y los galeones españoles por los corsarios ingleses en las cálidas aguas del Caribe, el mar Báltico y el mar del Norte, fueron el escenario donde Klaus Störtebeker escribió con sangre su propia historia.


Este alemán corpulento, fornido y violento, bebedor, jugador y asiduo a los prostíbulos portuarios, nacido en la encantadora ciudad de Wismar a mediados del siglo XIV, fue (y en parte, sigue siendo) uno de los piratas más célebres de su tiempo y uno de los destacados líderes de los “Hermanos de las Vituallas”. Esta cofradía formada por aventureros, corsarios y buscadores de fortuna se encargaba de asaltar naves danesas y asegurar el abastecimiento de víveres y provisiones para la ciudad de Estocolmo, durante la guerra que enfrentó a ambos reinos.


Tras el cese de la guerra escandinava, y lejos de buscarse un trabajo honrado, Störtebeker continuó dedicando su vida a la piratería, ahora depredando las ricas naves de la liga hanseática.


Los burgomaestres de Lübeck intentaron en varias ocasiones dar caza al proscrito, pero sería un buque de guerra con bandera de Hamburgo que comandaba una pequeña flotilla, el que consiguió capturar al escurridizo pirata. Trasladado y juzgado fue ejecutado en la plaza mayor de Hamburgo, ante una turba enfervorecida que ya empezaba a aclamarle como un héroe del pueblo.


Tras la ejecución del hombre nacen las leyendas. La más repetida, y la más inverosímil, cuenta que el muy bravucón le ofreció al alcalde un trato; que dejase en libertad a tantos hombres como pasos pudiese dar después de ser decapitado. Störtebeker fue ejecutado de pie y el cuerpo sin cabeza fue capaz de dar once pasos, hasta que el alcalde, fuera de sí, optó por poner una zancadilla y derribar al gigantón. A pesar de la proeza post mortem, el alcalde (como todo político que se precie) incumplió su promesa y ordenó la ejecución de todos los compañeros del pirata.


Otra tradición cuenta que Störtebeker era capaz de beber de un único trago hasta cuatro litros de cerveza. En relación a esta divertida anécdota una fábrica de cervezas alemanas decidió bautizarla con el nombre del célebre pirata. A orillas del Báltico, en Wismar, la ciudad que vio nacer a nuestro héroe, pude una tarde embriagarme con su cerveza.


jueves, 24 de mayo de 2018

CRETÁCICO, CUANDO LOS DINOSAURIOS DOMINABAN LA TIERRA.



El Cretácico (145 – 65 millones de años) es el tercer (y último) período del Mesozoico y también el más largo, pues ocupa prácticamente la mitad de la era. El final del cretácico define la frontera entre las eras mesozoica y cenozoica. Menos famoso que el Jurásico, el Cretácico fue un período crucial en la historia geológica de nuestro planeta.


A lo largo de este período Pangea, el supercontinente, completó su fragmentación en los continentes actuales, aunque sus posiciones en el globo difieren a las que tienen hoy día. De Gondwana se fueron desgajando Australia, Antártida y América del Sur. El resto del continente estaba constituido por África y el bloque del que posteriormente se separaron la India y Madagascar. Tanto movimiento de tierras provocaron el surgimiento de grandes cadenas montañosas submarinas y la elevación del nivel del mar. Por otro lado, el mar de Tethys conectaba los dos grandes océanos.


Al período Cretácico pertenecen los dinosaurios más conocidos, los populares triceratops y tiranosaurus rex, herbívoros y carnívoros, predominantes en todos los ecosistemas del planeta, y que alcanzan ahora su mayor diversidad.


En estos cuantos millones de años surgen las plantas angiospermas, que aún eran primitivas y muy escasas. La enorme diversificación de los insectos está relacionada con la expansión de estas plantas. A finales del período la flora había adoptado una apariencia moderna e incluía muchos de los géneros actuales de árboles, como aquellos a los que pertenecen robles, hayas y arces.


En los mares nadan tiburones similares a los que pueblan nuestros océanos y los ammonites siguen disfrutando de gran apogeo.


El acontecimiento más destacado – quizás el más recordado, pero no el más importante – fue precisamente aquel que marcó su trágico final, un asteroide impactó contra la Tierra, causó un gran cambio climático y provocó una extinción masiva dinosaurios; dinosaurios, reptiles voladores y marinos, ammonites . . . dejaron de existir para siempre.


miércoles, 23 de mayo de 2018

EL ALFABETO.



Las tres Parcas o, según dicen algunos, Io, la hermana de Foroneo, inventaron las cinco vocales del primer alfabeto y las consonantes B y T; Palamedes, hijo de Nauplio, inventó las otras once consonantes, y Hermes redujo los sonidos a caracteres, utilizando formas cuneiformes porque, las grullas vuelan formando cuña, y llevó el sistema de Grecia a Egipto. Éste era el alfabeto pelasgo, que más tarde Cadmo llevó de vuelta a Beocia y que Evandro de Arcadia, un pelasgo, introdujo en Italia, donde su madre Carmenta formó los quince caracteres familiares del alfabeto latino.

Desde entonces agregaron otras consonantes al alfabeto griego Simónides de Sarrios y Epicarmo de Sicilia, y dos vocales, la O larga y la E breve, los sacerdotes de Apolo, de modo que la lira sagrada de éste tiene ahora una vocal para cada una de sus siete cuerdas.

Alfa era la primera de las dieciocho letras, porque alphe significa honor y alphainein es inventar, y porque el Alfeo es el más notable de los ríos. Además Cadmo, aunque cambió el orden de las letras, conservó a alfa en su lugar, porque aleph, en idioma fenicio, significa buey y Beocia es la región de los bueyes.
Robert Graves.

Los Mitos Griegos.

martes, 22 de mayo de 2018

CRUZ BLANCA O CRUZ DE ROLDÁN.


´

Otro crucifijo que marca un nuevo hito en el camino, aguarda pacientemente al peregrino en medio de un húmedo bosque, a mitad de camino entre Roncesvalles y Burguete. Precisamente hasta el año 1830 era esta la vía principal que unía ambas localidades.


Del origen apenas se sabe nada. Fue abatida en 1794 (imagino que por tropas francesas) y repuesta el 24 de septiembre de 2006 (según la propia inscripción). Otra cruz de Roldán, llamada también Cruz Blanca por el color de la piedra.


Dos leyendas – o historias verosímiles – se entrelazan en torno a este crucero. Una tradición tardía cuenta que este es el lugar donde cayó muerto el paladín Roldán, y aquí mismo fue enterrado. También se ha relacionado con el intento de cristianizar estos bosques donde se practicaba la brujería, emplazando la Cruz Blanca, un símbolo de protección divina. Personalmente me gusta más lo de las brujas que lo de la tumba de Roldán. Cada cual opine lo que quiera.

lunes, 21 de mayo de 2018

SANQINGKOU, CENTRO DE PRODUCCIÓN DE PORCELANA.





La maqueta expuesta en el museo arqueológico de Shangai reproduce un centro familiar de producción de la exquisita porcelana china. Sanqingkou está situada en Jiangshan, en la provincia de Zhejiang, en la costa oriental del enorme país.


La actividad de manufactura se remonta a tiempos de la dinastía Qing. El río era fundamental en el proceso productivo; cada familia tenía un taller privado y el horno, llamado de dragón, era utilizado colectivamente por los alfareros privados. Los diferentes edificios se disponen a ambos lados del río.


La mina de caolín.


Aquí se compacta la arcilla con agua.


Depósito de la arcilla para la porcelana.


Aquí se da forma a los objetos y se prosigue con el pulido.


Los objetos se cuecen en el Horno de Dragón.

domingo, 20 de mayo de 2018

IGLESIA VIEJA DE SABUGO EN AVILÉS.




Cerca del mar, instalada en el antiguo barrio de pescadores de Avilés, conocido como Sabugo, situado a extramuros, se levanta, desde el siglo XIII, esta compacta iglesia. Bajo el sol del mediodía estival, se arremolinan a su alrededor mesas y sombrillas.


En el templo podemos distinguir dos estilos arquitectónicos, la portada lateral románica y la principal de estilo gótico.


Detalles. 



Adosada al muro exterior de la iglesia se encuentra la mesa de piedra, que era el lugar habitual de reunión de los miembros de la cofradía de pescadores locales para trazar los planes de pesca y organizar la faena.

ESQUELETO DE OSO DE LAS CAVERNAS.




El esqueleto expuesto en el Museo Nacional de Eslovenia (en Ljubliana) se ha montado utilizando huesos de varios sujetos encontrados en la cueva de Mokriska, en los Alpes Cárnicos. 


Durante el último período glacial, los osos de las cavernas eran habitantes muy frecuentes en la región eslovena, lo que es evidente por los restos hallados en numerosas cuevas.

sábado, 19 de mayo de 2018

ANTROPOCENO




Antropoceno no tiene consideración de período geológico en sí, pero este término, sugerido por el premio nobel de química Paul Crutzen (por sus estudios del ozono atmosférico), se utiliza cada vez con más frecuencia para nombrar la etapa temporal en que nos encontramos; el tiempo del ser humano.

En palabras del citado Crutzen Yo estaba en una conferencia en la que alguien comentaba algo sobre el Holoceno. En ese momento pensé que tal término era incorrecto, porque el mundo ha cambiado demasiado. Así que le dije: ¡No, estamos en el Antropoceno!, creando en el ardor de ese momento la palabra. Todo el mundo estaba sorprendido. Pero parece haber persistido.

Siguiendo la propuesta de Crutzan, ya son muchos los científicos que piensan que el impacto de la acción humana sobra la Tierra es tan profundo que el Holoceno debe dar paso a un nuevo tiempo geológico. En ese sentido, este antropoceno estaría caracterizado por los ensayos nucleares, la contaminación, el uso del plástico y el desarrollo de especies domésticas como los pollos.

viernes, 18 de mayo de 2018

LA ROSA DE PARACELSO.



En su taller que abarcaba las dos habitaciones del sótano, Paracelso pidió a su Dios, a su indeterminado Dios, a cualquier Dios, que le enviara un discípulo. Atardecía. El escaso fuego de la chimenea arrojaba sombras irregulares. Levantarse para encender la lampara de hierro era demasiado trabajo. Paracelso, distraído por la fatiga, olvidó su plegaria. La noche había borrado los polvorientos alambiques y el atanor cuando golpearon la puerta. El hombre, soñoliento, se levantó, ascendió la breve escalera de caracol y abrió una de las hojas. Entró un desconocido. También estaba muy cansado. Paracelso le indicó un banco; el otro se sentó y esperó. Durante un tiempo no cambiaron una palabra.
El maestro fue el primero que habló:
- Recuerdo caras del Occidente y caras del Oriente – dijo no sin cierta pompa. No recuerdo la tuya. ¿Quién eres y qué deseas de mí?
- Mi nombre es lo de menos -replicó el otro -. Tres días y tres noches he caminado para entrar en tu casa. Quiero ser tu discípulo. Te traigo todos mis haberes.
Sacó un talego y lo volcó sobre la mesa. Las monedas eran muchas y de oro. Lo hizo con la mano derecha. Paracelso le había dado la espalda para encender la lampara. Cuando se dio vuelta advirtió que la mano izquierda sostenía una rosa. La rosa lo inquietó.
Se recostó, juntó la punta de los dedos y dijo:
- Me crees capaz de elaborar la piedra que trueca todos los elementos en oro y me ofreces oro. No es oro lo que busco, y si el oro te importa, no serás nunca mi discípulo.
- El oro no me importa- respondió el otro.
- Estas monedas no son más que una parte de mi voluntad de trabajo. Quiero que me enseñes el Arte. Quiero recorrer el camino que conduce a la Piedra.
Paracelso dijo con lentitud:
- El camino es la Piedra. El punto de partida es la Piedra. Si no entiendes estas palabras, no has empezado aún a entender. Cada paso que darás es la meta.
El otro miró con recelo. Dijo con voz distinta:
- Pero.. ¿hay una meta?
Paracelso se rió.
- Mis detractores, que no son menos numerosos que estúpidos dicen que no, y me llaman un impostor. No les doy la razón, pero no es imposible que sea un iluso. Sé que “hay” un Camino.
Hubo un silencio, y dijo el otro:
- Estoy listo a recorrerlo contigo, aunque debamos caminar muchos años. Déjame cruzar el desierto. Déjame divisar siquiera de lejos la Tierra Prometida, aunque los astros no me dejen pisarla. Quiero una prueba antes de emprender el camino.
- ¿Cuándo?- preguntó con inquietud Paracelso.
- Ahora mismo - contestó con brusca decisión el discípulo.
Habían empezado hablando en latín; ahora, en alemán. El muchacho elevó en el aire la rosa.
- Es fama -dijo - que puedes quemar una rosa y hacerla resurgir de la ceniza, por obra de tu arte. Déjame ser testigo de ese prodigio. Eso te pido, y te daré después mi vida entera.
- Eres muy crédulo- dijo el maestro-. No he menester de la credulidad; exijo la fe.
El otro insistió.
- Precisamente porque no soy crédulo quiero ver con mis ojos la aniquilación y la resurrección de la Rosa.
Paracelso la había tomado, y al hablar jugaba con ella.
- Eres crédulo - dijo-. ¿Dices que soy capaz de destruirla?
- Nadie es incapaz de destruirla - dijo el discípulo.
- Estás equivocado. ¿Crees, por ventura, que algo puede ser devuelto a la nada? ¿Crees que el primer Adán en el Paraíso pudo haber destruido una sola flor o una brizna de hierba?
- No estamos en el Paraíso - habló tercamente el muchacho; - aquí, bajo la luna, todo es mortal.
Paracelso se había puesto de pie e inquirió:
- ¿En qué otro sitio estamos? ¿Crees que la divinidad puede crear un sitio que no sea el Paraíso? ¿Crees que la Caída es otra cosa que ignorar que estamos en el Paraíso?
- Una rosa puede quemarse- desafió el discípulo.
-Aún queda el fuego en la chimenea. Si arrojamos esta rosa a las brasas, creerías que ha sido consumida y que la ceniza es verdadera. Te digo que la rosa es eterna y que solo su apariencia puede cambiar. Me bastaría una palabra para que la vieras de nuevo.
- ¿Una palabra?- dijo con extrañeza el discípulo-. El atanor está apagado y están llenos de polvos los alambiques. ¿Qué harías para que resurgiera?
Paracelso lo miró con tristeza.
- El atanor esta apagado – repitió – y están llenos de polvo los alambiques. En este tramo de mi larga jornada uso de otros instrumentos.
- No me atrevo a preguntar cuáles son - dijo el otro con astucia o con humildad.
- Hablo del que usó la divinidad para crear los cielos y la tierra y el invisible Paraíso en que estamos, y que el pecado original nos oculta. Hablo de la Palabra que nos enseña la ciencia de la Kabalah.
El discípulo dijo con frialdad:
- Te pido la merced de mostrarme la desaparición y aparición de la rosa. No me importa que operes con alquitaras o con el Verbo.
Paracelso reflexionó. Al cabo, dijo:
- Si yo lo hiciera, dirías que se trata de una apariencia impuesta por la magia de tus ojos. El prodigio no te daría la fe que buscas: Deja, pues, la rosa.
El joven lo miró, siempre receloso. El maestro alzó la voz y le dijo:
- Además, ¿quién eres tú para entrar en la casa de un maestro y exigirle un prodigio? ¿Qué has hecho para merecer semejante don?
El otro replicó, tembloroso:
- Ya sé que no he hecho nada. Te pido en nombre de los muchos años que estudiaré a tu sombra que me dejes ver la ceniza y después la rosa. No te pediré nada más. Creeré en el testimonio de mis ojos.
Tomó con brusquedad la rosa encarnada que Paracelso había dejado sobre el pupitre y la arrojó a las llamas. El color se perdió y solo quedó un poco de ceniza.
Durante un instante infinito esperó las palabras y el milagro.
Paracelso no se había inmutado. Dijo con curiosa llaneza:
- Todos los médicos y todos los boticarios de Basilea afirman que soy un embaucador. Quizá están en lo cierto. Ahí está la ceniza que fue la rosa y que no lo será.
El muchacho sintió vergüenza. Paracelso era un charlatán o un mero visionario y él, un intruso, había franqueado su puerta y lo obligaba ahora a confesar que sus famosas artes mágicas eran vanas.
Se arrodilló, y le dijo:
- He obrado imperdonablemente. Me ha faltado la fe, que el Señor exigía de los creyentes. Deja que siga viendo la ceniza. Volveré cuando sea más fuerte y seré tu discípulo, y al cabo del Camino veré la rosa.
Hablaba con genuina pasión, pero esa pasión era la piedad que le inspiraba el viejo maestro, tan venerado, tan agredido, tan insigne y por ende tan hueco. ¿Quién era él, Johannes Grisebach, para descubrir con mano sacrílega que detrás de la máscara no había nadie?
Dejarle las monedas de oro sería una limosna. Las retomó al salir. Paracelso lo acompaño hasta el pie de la escalera y le dijo que en esa casa siempre sería bienvenido. Ambos sabían que no volverían a verse.
Paracelso se quedó solo. Antes de apagar la lámpara y de sentarse en el fatigado sillón, volcó el tenue puñado de ceniza en la mano cóncava y dijo una palabra en voz baja.
Y la rosa resurgió.
Jorge Luis Borges.

jueves, 17 de mayo de 2018

JURÁSICO: REPTILES, AVES Y MAMÍFEROS.



Gracias al cine, el Jurásico es el más famoso de los períodos en que se divida la historia de la tierra. Gracias al cine, y a ser la época de esplendor de los dinosaurios, unos reptiles de gigantesco tamaño que dominaron el planeta.


Durante el Jurásico (199 – 145 millones de años), cuyo inicio viene marcado por la extinción del finales del triásico, los reptiles colonizaron los tres medios del planeta; la tierra (dinosaurios), el aire (pterodáctilos) y las aguas (ictiosaurios y pleisosaurios). En el mar competían salvajemente con tiburones y rayas (muy similares a los actuales).


Al comienzo de este periodo Pangea se rompió, dando origen a otros dos grandes continentes, Laurasia y Gondwana, al tiempo que se fue abriendo camino el Océano Atlántico, también se estaba formando el mar de Tethys. Al no haber tierras emergidas en las regiones polares, no tenemos evidencias de existencia de casquetes polares. El clima cálido y húmedo permitió que proliferaran las junglas. De Gondwana se escindió Australia y en este mundo comenzaron a evolucionar unas nuevas formas de mamíferos, los marsupiales.


Las aguas marinas seguían siendo un vergel, abundaban los ammonites, comunes y diversos, y era el hogar de peces y reptiles como ictiosaurios, plesiosaurios y cocodrilos. En tierra, los grandes reptiles eran los señores absolutos, fue la Edad de Oro de los dinosaurios, especialmente los saurópodos (Diplodocus, Braquiosaurus...) y por supuesto, sus depredadores.


Aparecen sobre la faz del planeta las primeras aves (que pronto competirán por el espacio aéreo con los pterodáctilos), como el famoso Archaeopteryx, un híbrido entre ave y reptil, tenían plumas y alas, pero aún no poseían pico, sino una dentadura más propia de reptiles que de aves. Los mares son el hogar de ammonites y belemnites, moluscos cefalópodos, además de braquiópodos, gasterópodos, bivalvos, corales, esponjas y equinodermos.


A lo largo del Jurásico comienzan a proliferar también unas criaturas peludas y de sangre caliente, llamadas a dominar todos los ecosistemas del planeta en el futuro, los mamíferos. En aquel entonces la hegemonía absoluta era de los grandes reptiles, una circunstancia que hacía muy complicada la supervivencia de los mamíferos, e incluso limitaba su desarrollo evolutivo. La mayoría de estos animales tenían la apariencia de las pequeñas y escurridizas ratas actuales.


miércoles, 16 de mayo de 2018

SACRIFICIOS ENTRE CÁNTABROS Y ASTURES.



¡Oh dios Coso, señor supremo de la guerra, vencedor en mil batallas, acepta este sacrificio! ¡El cuerpo del caballo se integrará en tu ejército, la sangre del enemigo te servirá de alimento! ¡Nos lanzamos al combate invocando tu nombre, y en la victoria te agradecemos tu ayuda! ¡Fortísimo dios Coso acepta nuestro sacrificio!

Los astures, los cántabros y otros pueblos del Noroeste peninsular creían en un dios denominado Coso, o Cosus, que los escritores grecorromanos asimilaron a su dios de la guerra Ares/Marte. El geógrafo Estrabón cuenta que “sacrifican a Ares un chivo, prisioneros de guerra y caballos. También hacen hecatombes al modo helénico”.

martes, 15 de mayo de 2018

ESCIPIÓN CONTRA EL GIGANTE.



Con frecuencia, un cierto bárbaro salía cabalgando a la zona que mediaba entre ambos contendientes, adornado con espléndida armadura, y retaba a un combate singular a aquel de los romanos que aceptara y, como nadie le hacía caso, burlándose de ellos y ejecutando una danza triunfal se retiraba. Después que hubo ocurrido esto en varias ocasiones, Escipión, que todavía era un hombre joven, se condolió en extremo y adelantándose aceptó el duelo y, gracias a su buena estrella, obtuvo el triunfo sobre un adversario de gran talla, pese a ser él de pequeña estatura.
Apiano. 

lunes, 14 de mayo de 2018

LA CORONACIÓN DEL EMPERADOR ENRIQUE II “EL SANTO”.



Enrique, rey por la gracia de Dios, llegó con su amada esposa Cunegunda a la iglesia de San Pedro [en Roma], donde les esperaba el papa.

Este le preguntó si aceptaría ser el jefe y fiel defensor de la Iglesia romana y testimoniarle su fidelidad a él y a sus sucesores.

Enrique aceptó y recibió la unción con los sagrados óleos y la corona de emperador de manos del Santo Padre. El mismo día, el papa les invitó a una copiosa comida para celebrar el acontecimiento.
Thietmar de Merseburg, Crónica, siglo XI.

ROLLO EL CAMINANTE.



Hrolf Ganger o Rollo, según las sagas uno de los hijos de Rognvald el Sabio, era conocido como “el Caminante” debido a su peso y descomunal tamaño, ningún caballo podía con él. Como muchos hombres Hrolf tuvo que exiliarse de Noruega, su patria natal y errar por mares, tierras y ríos europeos. Esta sería otra explicación a su sobrenombre. 

Encabezó un pequeño ejército de vikingos con el que perpetraba actos de pillaje en las cosas del mar del Norte y el Canal de la Mancha, hasta que se estableció en las bocas del Sena, asentándose en Rouen. Desde esta base de operaciones amenazó en varias ocasiones la ciudad de París. 

El rey Carlos el Simple, a pesar de este apodo, demostró poseer inteligencia estratégica al neutralizar a Hrolf y sus hombres, mediante el oro y la diplomacia. El rey franco concede a Rollo tierras en el entorno de Rouen y lo nombró conde, a cambio Hrolf debía proteger las costas francas de otros aventureros vikingos como él. Al poco tiempo esta región empezó a ser conocida como Nordmannia, es decir, “la tierra de los hombres del Norte”. Esta es la base territorial del futuro ducado de Normandía, del que Hrolf es considerado fundador. 

“El acuerdo de Rollo con el rey Carlos le ofreció a los daneses la seguridad de asentarse en Normandía y echar raíces duraderas. Los primeros colonos fueron los propios guerreros de Rollo con sus familias. Rollo distribuyó tierras de la misma forma que un jefe vikingo habría compartido el botín de una incursión exitosa, reteniendo la parte más importante para sí mismo y dando a los guerreros más importantes propiedades más grandes que a los guerreros de tropa”. 
John Haywood. Los hombres del norte. 

Hrolf aceptó bautizarse, convertirse en vasallo del rey y tomar como esposa a una de sus hijas. Más adelante la costumbre pagana del “more dánico” se impuso a la monogamia cristiana y Hrolf tomó como esposa a Poppa de Bayeux. De esta unión nacieron Guillermo I de Normandía y una niña llamada Gerloc (Adele). 

El flamante conde cumplió una parte del acuerdo y mantuvo alejados a los vikingos de las costas y ciudades del reino, aunque en lo tocante al juramento de fidelidad estaba decidido a no arrodillarse jamás y que la obediencia al rey no fuera más que la mínima imprescindible para mantener el statu quo. 

Rollo nació vikingo y pagano, vivio como aventurero y guerrero, murió como noble cristiano y fue sepultado en la catedral de Rouen. Rollo llegó como pirata y saqueador, y acabó convertido en duque. La estirpe que engrendró en esta tierra triunfó tanto en Francia como en Inglaterra.

domingo, 13 de mayo de 2018

EL BOSCO.




Un condenado caga monedas de oro.
Otro cuelga de una llave inmensa.
El cuchillo tiene orejas.
El arpa ejecuta al músico.
El fuego hiela.
El cerdo viste toca de monja.
En el huevo, habita la muerte.
Las máquinas manejan a la gente.
Cada cual en lo suyo.
Cada loco con su tema.
Nadie se encuentra con nadie.
Todos corren hacia ninguna parte.
No tienen nada en común, salvo el miedo mutuo.
Hace cinco siglos, Hieronymus Bosch pintó la globalización —comenta John
Berger.
Eduardo Galeano. Espejos.

sábado, 12 de mayo de 2018

ATENAS VERSUS ESPARTA




El Mundo Griego se nos aparece en demasiadas ocasiones excesivamente polarizado entre Atenas y Esparta. No se que resorte de la historia nos hace percibir todo lo Ateniense como positivo y todo lo Espartano como negativo. Absurdos maniqueísmos que intentan organizarlo todo, pintarlo con un barniz dual, el blanco y el negro, olvidándose que el mundo tiende a ser gris, un infinito número de posibilidades entre dos polos irreales e imaginarios.

viernes, 11 de mayo de 2018

DUNAS LITORALES.




Son acumulaciones de arena formadas por el viento. La vegetación está limitada a algunas gramíneas de extensas raíces, a las que se añaden plantas de tallo horizontal, incluso musgo y líquenes. La fauna está formada únicamente por algunos roedores y reptiles.

jueves, 10 de mayo de 2018

TRIÁSICO, UNA NUEVA ECLOSIÓN DE VIDA.



El Triásico es el nombre de la primera etapa de la Era Mesozoica y fue un período de recolonización del Planeta Tierra, después de la gran extinción del Pérmico que puso punto y final (definitivo) a la Era Paleozoica. Su principio – 251 m.a. - y su final – 199 m.a. - vienen marcado por sendos eventos de extinción a gran escala.


Geológicamente el Triásico se caracterizó por la existencia del supercontinente Pangea que aglutinaba prácticamente a la totalidad de las tierras emergidas, aunque al final del período se inicia el proceso de fragmentación. El clima fue generalmente seco, no se tiene constancia de glaciaciones y el enorme tamaño de Pangea provocó temperaturas de marcado carácter continental, con veranos muy caluroso e inviernos extremadamente fríos.


Durante el Triásico convivieron grupos de seres vivos que habían conseguido sobrevivir al holocausto pérmico, como helechos, gimnospermas primitivas y algún que otro reptil, con nuevos grupos biológicos como coníferas y dinosaurios. De este último grupo – las nuevas especies – algunas no consiguieron superar la extinción con que finalizó el período, mientras que otras prolongaron su existencia a lo largo de todo el Mesozoico.


En los exhuberantes ecosistemas terrestres que se desarrollaron a lo largo del Triásico, comienzan su dominio los reptiles, pero no solo los dinosaurios, sino también especies voladoras como los pterosaurios. Y en este período también aparecen los antepasados de los mamíferos, aunque sabemos muy poco de su fisiología.


Entre los resistentes invertebrados, los insectos, auténticos supervivientes natos, estaban representados por la primera especia capaz de experimentar una metamorfosis completa, pasando por tres fases: larva, pupa y adulto.


En los Océanos vivieron los primeros reptiles marinos de gran tamaño y fueron especialmente abundantes los moluscos cefalópodos ammonites, característicos de todo el Mesozoico.


A finales del Triásico, una gran extinción borró del planeta al 75% de las especies invertebradas. Una nueva catástrofe que traerá consigo un nuevo cambio de época, el Jurásico.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...